Todo empezó como un juego. Como siempre empiezan estas cosas. Un grupo de chalaos por la música, los deportes y las mujeres se enzarzan en discusiones bizantinas sobre canciones, sistemas de votación, ordenación, y todas esas fruslerías. Una buena excusa para repasar algunas de las mejores canciones internacional de todos los tiempos . Una lista que, como todas, es subjetiva y sobre la que no se ponen de acuerdo ni siquiera los individuos que la perpetraron...

martes, 3 de julio de 2007

87 - "Innocent when you dream", Tom Waits


  • álbum: Franks Wild Years
  • año: 1987
  • sello: Island

  • "I made a golden promise
    that we would never part.
    I gave my love a locket
    and then I broke her heart."

Honestamente, debo reconocer algo que no me daría muchos puntos en un Examen de Guayismo o Cool-tividad en el bonito mundo gafapástico en el que, más o menos tangencialmente, solemos movernos –por obligación- aquellos a los que nos gusta la música mal llamada alternativa: hasta que cayó en mis manos, hace ya tiempo y no sé cómo, el single de "Downtown train", pensaba que Tom Waits era un pesado de bastante consideración. "Teohuro, tía", un plomo; yo era así de poco enrollado.

Con esa canción, (y con "A soldier's thing", a la que, más vergonzantemente aún, llegué vía versión de Paul Young), empecé a comprender que la música de Waits no era otra cosa que la transcripción externa de una personalidad compleja y básicamente triste. Cuando esa salida a la superficie coincidía con un momento de inspiración melódica y lograba simetría con el mundo exterior o con el estado de ánimo del oyente, Waits era –es- de aquellos artistas capaces de alcanzar eso tan volátil que llamamos "momentos mágicos".

Uno de ellos está en la escena final de la película "Smoke". Yo, que soy de los que siempre tiene claro que lo del cine son hombrecitos de mentira sobre una sábana blanca, que no me creo nada de lo que allí pasa y que apenas se me humedecen los ojos en películas de gestas deportivas –por el rollo "lo que pudo ser y no fue" personal y tal...- de poco me ahogo de lo grande que fue el nudo en la garganta durante el rato en que dura esa extraordinaria escena final que no desvelaré
por si alguien decide verla a partir de este comentario. Gloria a Waits y respeto por quien fuera que escogiera "Innocent when you dream" para esa escena. Aún resultará que el cine no siempre es mentira".



Autor: Luis

Más información: www.tomwaits.com

Mp3: Innocent when you dream

share your files at box.net

Youtube: Innocent when you dream

4 comentarios:

Tartamundos Trotamudo dijo...

¡Qué grande Tom Waits! No quisiera morirme sin verlo en directo alguna vez...

Y qué gran película, "Smoke". Se nota la mano mágica de Paul Auster.

Gran post.

Luis dijo...

Pues, como Tom Petty, no viene a España porque no le sale de los cojones. Cada vez que se lo proponen se descuelga con cifras imposibles para que no le traigan, nadie sabe bien por qué. Son dos de los sueños imposibles de todos los festivales de este país, que son muchos. El tercero es Bowie.

chicomancha dijo...

el cine lo que es es grande!!

josi dijo...

Que va, chicomancha, ahora todo son multicines pequeñitos, ya no los hacen grandes...